Agencias

El vocero de un grupo de opositores con sede en Turquía, Youssef Hammoud, señaló todo parecía indicar que era un ataque de operación rusa.

El bombardeo tuvo como blanco un campo de instrucción en la provincia de Idlib que esta a cargo de Failaq al-Sham, una de las organizaciones guerrilleras más grandes de oposición que Turquía apoya.

56 combatientes resultaron muertos y otros 50 heridos durante el ataque, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y acusó de que hay sospechas que Rusia haya perpetrado el ataque.