Agencias

Sudáfrica.- Era 1997. Una mujer vestida de enfermera salió caminando de un hospital ubicado en Ciudad del Cabo, una de las capitales de Sudáfrica, y con ella llevaba en brazos a una niña de tres días de nacida.

Ahora se sabe, gracias a una selfie, que aquella mujer se había robado a la bebé aprovechando que la madre estaba dormida.

Una joven de 17 años llamada Miché Solomon iniciaba su último año de preparatoria en 2015. Sus amigos comenzaron a hacerle bromas sobre una chica nueva que iba tres generaciones abajo y que se parecía muchísimo a ella.

En ese instante, cuenta, no hizo mucho caso al tema. Fue un día que se encontró a Cassidy Nurse en los pasillos que sintió una conexión muy especial con ella.

A pesar de la diferencia de edad comenzaron a frecuentarse y a salir. La menor la llamaba “hermana grande”. Incluso cuando les preguntaban si eran familiares contestaban que “a lo mejor en otra vida”.

Un día decidieron tomarse una selfie, la cual mostraron a sus respectivas familias.

Los más sorprendidos fueron los papás de Cassidy. Le pidieron a su hija que le preguntara a su nueva amiga la fecha de su nacimiento, pues sospechan que podía ser la bebé que les robaron.

 

Con información de Excelsior