Wilson Joe Tackitt, el alguacil local donde tuvo lugar la masacre de este domingo en Texas, informó que Devin Kelley, el responsable de asesinar a 26 personas en una iglesia, se suicidó.

El atacante, quien también dejó a una veintena de heridos durante su asalto a la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, a unos 65 kilómetros al este de San Antonio, abandonó el lugar de los hechos y fue perseguido en vehículos por dos residentes armados de la localidad.

La persecución terminó cuando Kelley chocó su automóvil y se disparó, expuso el alguacil a CBS News este lunes por la mañana. “En este momento pensamos que tenía una herida autoinfligida”, comentó Tackitt.

El hombre que las autoridades han identificado como el responsable de abrir fuego en una iglesia en Texas había sido dado de baja de Fuerza Aérea por presuntamente haber atacado a su esposa e hijo, informó una portavoz de esa rama armada.

Devin Kelley estuvo encarcelado 12 meses tras un juicio militar en 2012, dijo la vocera Ann Stefanek. Precisó que al final Kelley fue dado de baja por mala conducta y se le rebajó de rango.

La portavoz añadió que Kelley trabajó en el departamento de logística en la Base Aérea Holloman en Nuevo México, desde 2010 hasta que fue destituido en 2014. En ese puesto estuvo a cargo del transporte de pasajeros, carga y propiedad privada en transportes militares.

Según registros oficiales en internet, la dirección de la casa de Kelley está en New Braunfels, Texas, en las afueras de San Antonio a unos 56 kilómetros de Sutherland Springs, una comunidad con menos de 400 habitantes.